El smartwatch se ha posicionado como un artilugio que paso de ser un lujo entre los entusiastas tecnológicos a ser un dispositivo de gran ayuda en la vida diaria, como los smartphones.

Sin duda en los últimos años se veía al smartwatch como un dispositivo para resolver inquietudes tecnológicas, sin embargo, existen ejemplos en que la industria tecnológica veía al reloj como un dispositivo con la capacidad de hacer mucho más que solo dar la hora.

Un ejemplo claro es el reloj-calculadora desarrollado por Casio que en los años 80 revolucionaron el mercado, pero hay otros relojes que deslumbraron al publico en la misma época, uno de ellos fue el Seiko TV Watch.

Desde su fundación en 1881, Seiko se convirtió en una leyenda dentro de la industria relojera, a través del tiempo ha ido mejorando sus productos incorporando elementos como osciladores de cristal, sensores y LCD para cubrir las necesidades de cada época.

Te interesará  Xavier y M.A.T.A.R los dos nuevos miembros de la policía de Singapur

En los años 80, cuando era el boom del formato VHS, el consumidor era fan de llevar sus productos a cualquier lugar, tal es el caso del boomboxes para que la música siempre suene, o como dispositivos como el Walkman, que llegó al mercado en 1979 pero su potabilidad hizo que se bañara en gloria durante esa década.

En este sentido de entretenimiento y portabilidad ochentera, Seiko con su TV Watch implementó en los relojes la posibilidad de escuchar radio y ver televisión.

Características del Seiko TV Watch

La prioridad del dispositivo era obvia. La pantalla LCD se dividía en dos secciones: la de arriba estaba destinada a la hora y fecha, y el resto era para las imágenes que llegaban al reloj gracias a un receptor de señal de TV y radio que el usuario debía cargar consigo.

El reloj se conectaba al receptor y éste a su vez tenía entrada para audífonos. En su momento fue tan innovador que incluso salió en Octopussy, filme de James Bond protagonizado por Roger Moore y estrenado en 1983 -porque siempre hay espacio para las innovaciones tecnológicas no teóricas en las películas del espía británico.

Te interesará  Amazon: escriben 200,000 reseñas falsas para vender sus productos

Pero ese sentido de innovación no se trasladó al apartado de ventas, pues Seiko TV Watch tenía un precio de 495 dólares en 1983, que ajustados a la inflación son alrededor de 1,321 dólares en la actualidad, es decir, aproximadamente 26,555 pesos mexicanos al tipo de cambio.

Quizá era demasiado pronto para que un producto de esa naturaleza triunfara en el mercado, pero lo cierto es que hablamos de un gadget que, junto con los relojes-calculadora, constituyó pasos que abonaron al eventual desarrollo de los smartwatches tal como los conocemos.