Durante el gobierno de Trump se impuso un veto a Xiaomi con el que se impedía que la empresa siguiera recibiendo inversión de capital norteamericano, ya que era considerada una “Compañía militar comunista”, es decir, que tenían relación con el ejército chino.

Xiaomi demando al gobierno de EEUU, aduciendo que ellos siguen las reglas estipuladas en los países que operan, y que no tienen ninguna relación con el gobierno chino.

Un juez de Estados Unidos dio la razón a Xiaomi y dictaminó que el veto a la empresa era arbitrario y caprichoso. El gobierno norteamericano no apeló la decisión del juez.

El Departamento de Defensa y Xiaomi firmaron un acuerdo para que la empresa sea retirada de la lista negra, para que inversionistas norteamericanos puedan mejorar sus relaciones con la empresa.

 “Las partes han acordado un camino a seguir que resolvería este litigio sin la necesidad de un informe impugnado”, se lee en un extracto del informe.

No se han revelado detalles concretos sobre el acuerdo, pero se espera que el próximo 20 de mayo sea presentada una propuesta formal con los detalles y las negociaciones. 

Te interesará  Xiaomi se posiciona como número 1 en Europa tras vencer a Samsung