Ayer, Apple mostró una gran cantidad de nuevos productos. El iPhone SE 3, el nuevo iPad Air, M1 Ultra y Mac Studio son las joyas de la corona; sin embargo, eso no fue lo único lanzado ayer. Apareció un nuevo Magic Mouse. 

Lo cierto es que en la propuesta de renovación firmada en Cupertino ayer por la tarde, esta nueva versión del necesario dispositivo de entrada es poco menos que decepcionante.  

El motivo no es más que un detalle de diseño que, para muchos, es una pesadilla en la carrera por optimizar la productividad por minuto. 

Estamos hablando de la ubicación del puerto de carga, que ha estado en la parte inferior del mouse desde que lo vimos por primera vez hace seis años y medio. 

Esto resultó ser un lastre para muchos usuarios porque, a diferencia de otros productos en el mercado, el Magic Mouse no se podía usar mientras se cargaba. 

Te interesará  Si usas Chrome, ¡actualízalo! Google detecta un fallo de seguridad

Si bien toma más de unas pocas horas cargar completamente la batería del dispositivo, para muchos puede ser la diferencia entre entregar un proyecto a tiempo o ser despedido. 

Apple se apega al diseño del Magic Mouse 

El nuevo Magic Mouse viene en elegantes versiones en negro y gris. La promesa es tasas de respuesta más bajas y una mayor confianza en el uso. 
Sin embargo, la ubicación del puerto de carga sigue siendo un gran problema. La mayoría de los ratones inalámbricos recargables se pueden cargar mientras se usa el dispositivo. 

En el sitio web de Apple, afirman que la batería del dispositivo «alimentará su Magic Mouse durante aproximadamente un mes o más entre cargas» para que no tenga que enchufar el mouse a una fuente de alimentación todas las semanas. 

Pero claro, depende del uso. Tal vez Apple debería encontrar una manera de solucionar este pequeño problema para mejorar la experiencia del usuario. 

Te interesará  Alexa quiere ser la personal shopper con esta nueva función

Acerca del Autor

Roberto Dávila

Redactor de contenidos en Bytelat y Marketeros LATAM

Ver Artículos