El presidente, Donald Trump, ha sido suspendido de redes sociales como Twitter, Facebook e Instagram, tras sus últimas publicaciones dirigidas a sus seguidores que ingresaron en el Capitolio en Washington.

Las declaraciones de Facebook, fueron las siguientes:

Los impactantes eventos de las últimas 24 horas demuestran claramente que el presidente Donald Trump tiene la intención de usar el tiempo que le queda en el cargo para socavar la transición pacífica y legal del poder a su sucesor electo, Joe Biden.

Su decisión de utilizar su plataforma para condonar en lugar de condenar las acciones de sus partidarios en el edificio del Capitolio ha perturbado con razón a la gente en los Estados Unidos y en todo el mundo.

Ayer retiramos estas declaraciones porque juzgamos que su efecto, y probablemente su intención, sería provocar más violencia.

Tras la certificación de los resultados electorales por el Congreso, la prioridad para todo el país debe ser ahora asegurar que los 13 días restantes y los días posteriores a la toma de posesión transcurran pacíficamente y de acuerdo con las normas democráticas establecidas.

Te interesará  Apple lanzará iPhone barato compatible con la red 5G

En los últimos años, hemos permitido que el presidente Trump use nuestra plataforma de acuerdo con nuestras propias reglas, en ocasiones eliminando contenido o etiquetando sus publicaciones cuando violan nuestras políticas. Hicimos esto porque creemos que el público tiene derecho al acceso más amplio posible al discurso político, incluso al discurso controvertido.

Pero el contexto actual es ahora fundamentalmente diferente, lo que implica el uso de nuestra plataforma para incitar a una insurrección violenta contra un gobierno elegido democráticamente.

Creemos que los riesgos de permitir que el presidente continúe utilizando nuestro servicio durante este período son simplemente demasiado grandes.

Por lo tanto, estamos extendiendo el bloqueo que hemos colocado en sus cuentas de Facebook e Instagram de manera indefinida y al menos durante las próximas dos semanas hasta que se complete la transición pacífica del poder.